EPM da un parte de frescura frente al fenómeno del Niño

EPM afirma que las cinco plantas que reciben agua de sus embalses seguirán suministrando agua potable con todos los estándares de calidad

Medio Ambiente

Empresas Públicas de Medellín cuenta con unos cimientos sólidos para mitigar los impactos de variabilidad climática tanto en su sistema de energía como de acueducto.

La entrada de las unidades 3 y 4 de la central Hidroituango contribuyó a una reducción cercana al 40 % en el precio de bolsa desde noviembre de 2023

La empresa se preparó de manera responsable para enfrentar el fenómeno de El Niño y prestar los servicios a la comunidad

Por Cristina Torres Rivera

Fenómenos como el Niño y la Niña suelen favorecer en ocasiones a diferentes empresas, en el caso de Empresas Públicas de Medellín -EPM- hacen que la entidad esté en constante avance en términos de tecnología, pues cuando el Niño emprende su camino de ida, la Niña prepara el de su llegada, lo que hace que los sistemas que la compañía tiene, tanto de generación de energía en sus embalses como el suministro de agua potable estén al día, lo que implica avances tecnológicos que garanticen que los diferentes procesos que la entidad realiza no vayan a fallar.

Y es que el fenómeno del Niño es un calentamiento anormal del océano Pacífico, de acuerdo con Luis Fernando Salazar, profesional de la Unidad de Hidrometría y Calidad de Generación de Energía de EPM, ese calentamiento genera unas variaciones en las condiciones climáticas, no en todas partes tiene las mismas condiciones, para Colombia significa una disminución de las lluvias. “El fenómeno del Niño empezó a tener unas anomalías importantes superiores a 0.5 grados a partir de abril, mayo de 2023, desde ese momento se empezó a observar ese inicio del fenómeno, en este momento estamos en su etapa de mayor calentamiento, unas anomalías de cerca de 2 grados, lo que significa que estamos en una condición de Niño fuerte”, expresa Salazar.

De igual manera manifiesta que existe una probabilidad cercana al 79% de que en el trimestre abril, mayo, junio estemos en condiciones normales, además de la probabilidad todavía con incertidumbre de que estemos otra vez con un fenómeno de la Niña hacia agosto, septiembre y octubre. El Niño que en este momento nos acompaña se va a configurar en el quinto Niño más fuerte que se tiene desde 1950.

Invitación al uso responsable de agua y energía

El llamado por parte de EPM y de su gerente general a la comunidad, es la responsabilidad en términos de consumo racional del recurso hídrico, “todo el ahorro que nosotros hagamos en términos de tomar esa consciencia en cosas tan elementales como el lavado de los dientes, en no desperdiciar agua, el lavado de las manos, cuando nos estamos bañando no dejar la canilla tanto tiempo, tener bombillas prendidas innecesariamente, tantas cosas que la suma de esas pequeñas cosas por el número de gente que conscientemente lo pudiera hacer nos da una ayuda muy grande a nuestro sistema para no caer en situaciones extremas de almacenamiento y tener que generar esa incomodidad y esa situación tan compleja que es no tener el fluido eléctrico o el suministro de agua”, dice John Maya Salazar.

Incidencia del fenómeno del Niño en la generación de energía en EPM

Desde sus 23 centrales de generación de energía hidráulica y una térmica, EPM mantiene iniciativas que contribuyen a mitigar los impactos de variabilidad climática y reducir los riesgos asociados, en este caso, a las condiciones del fenómeno de El Niño. Todas estas acciones se realizan de manera articulada con los demás actores del sector eléctrico. 

Según Alberto Mejía Reyes, gerente de Mercado y Energía Mayorista de EPM, “Tenemos una capacidad de generación de más de 4.700 megavatios de los cuales 550 aproximadamente son térmicos y este sistema como es tan hidráulico tiene unos elementos de disponibilidad que debemos asegurar con la seguridad operacional que nuestras plantas estén disponibles, que hagamos inversiones en mantenimiento. El año pasado hicimos inversiones del orden de 103 mil millones de pesos en tener esas plantas listas para operar y en tener un abastecimiento de combustible para nuestras plantas térmicas, en el caso nuestro estas plantas operan con combustible líquido, con diésel”, aclara.

Otro elemento que plantea Mejía Reyes es el manejo de los embalses: “nosotros tenemos un embalse muy importante para el país que es el del Peñol, en este momento ese embalse está en el 61% de su volumen útil, nosotros veníamos desde el año pasado cuando se dieron las alertas asociadas al fenómeno del Niño con un objetivo y era recuperar nuestro embalse para poder tenerlo en la fase más crítica en niveles altos. Recordemos que en Colombia tenemos dos estaciones, la estación de verano que va de diciembre a abril, es la época de mayor déficit de lluvias en el país y una estación de invierno que va de mayo a noviembre, entonces de mayo a noviembre nosotros siempre estamos almacenando aguas para garantizar que tengamos energía suficiente para operar durante la estación de verano que es la que en este momento estamos teniendo”.

Adicional, Mejía Reyes plantea es que también están contribuyendo con su oferta energética a aliviar los precios de la bolsa de energía, “el precio en la bolsa de energía no le llega en su totalidad al usuario final, hay un componente que es la generación, en ese componente el 20% aproximadamente es precio de bolsa, el otro 80% son contratos de energía que se firma con mucha antelación a cuando se presenta un fenómeno del Niño para proteger a la demanda de esa volatilidad que tiene el precio”, manifiesta.

“El aporte de Epm a la confiabilidad energética del país ha permitido que este fenómeno del niño sea enfrentado de una manera confiable y buscando también aliviar en alguna medida con el aporte de Ituango a la confiabilidad energética del país y a los precios de la energía en Colombia”, precisa Mejía Reyes.

__________________________________  

#ElNiño #GeneraciónDeEnergía @epmestamosahi